Entrevista a Carim, una Gatita sin muchas pulgas




Carim.

Había estado toda la mañana hablar con Eva pero por lo que me había dicho Sal se encontraba descompuesta y prefería postergarlo. Me sentía un poco triste por no poder hablar con ella cuando mi teléfono sonó. Era Carim con su dulce voz me dijo que ella estaba dispuesta así que acordamos encontrarnos en un parque cercano al centro, es un día hermoso, el sol brilla con fuerza, cosa que es rara en esta ciudad.

Me quedo parada en el sitio que acordé con ella frente al lago. La veo llegar corriendo rápidamente y va disminuyendo la velocidad hasta pararse delante mió. No parece agitada. Definitivamente yo estaría agitada, pero para ella parece solo un paseo sin esfuerzo. Me sonríe tranquilamente y extiende la mano.

— Hola Nel, soy Carim— luzco asombrada por haberme reconocido tan rápido y  pienso que es muy diferente a Sal— Lo lamento, soy muy mal educada. Sal me habló de ti y te vimos, ya sabes, por la mente de Sal, por eso sabia que eras tu.

— claro, había olvidado lo de la conexión, yo bueno, puedo admitir que tengo una foto tuya. —añado y le muestro su foto en mi planilla. Eso la hace reír y me pide ver la foto más de cerca y me asegura que esa foto tiene más de ochenta años, aunque no lo parece, luce como si tuviera veinticinco años.
Nos presentamos debidamente y me cuenta que hoy quería correr un poco, ya que había salido el sol y disfrutar de la brisa en la cara. Se disculpa por Eva pero me promete que mañana tendré suerte.

—Espero que no te moleste que nos hayamos encontrado en una plaza—me dice apenada. —se que Sal te invito a ese bar mugriento, pero creí que no te molestaría encontrarte aquí conmigo.

—para nada, yo también me alegro de estar al aire libre un día de sol.

— ¡somos dos! —grita entusiasmada mientras me palmea el hombro.


Después de hablar un poco más nos sentamos en un banco cercano. Carim luce muy distinta a Sal, relajada, emotiva y verborragica. Sonriendo se cruza de piernas y me observa expectante.

Carim: bien, ¿Cómo lo haremos? — me pregunta entusiasmada.

Yo: quieres que pregunte cosas puntuales o prefieres hablar y contarme lo que quieras.

Carim: ¡oh no! Tú pregunta y yo respondo, como las entrevistas a los famosos— ríe. —Como esas que salen en las revistas aunque preferiría que no pongas esa foto, juro que tengo muchas mejores—dice arrancándome la foto de la carpeta— ¡mira lo que es este cabello! Te juro que tengo fotos mejores.

Yo: esta bien, —digo riendo ante su arrebato y su preocupación— te llamaré luego y tomaremos otras fotos. Por ahora empecemos con las preguntas.

Carim: estoy lista.

Yo: empecemos por ¿tu nombre es solo Carim? ¿Tienes apellido?

Carim: no, ninguno lo tiene. No solemos usarlo y con el paso de los años simplemente lo olvidamos.

Yo: ¿y que ocurre si hay dos Carim, o dos Eva? —pregunto intrigada. El mundo de la S.A. era nuevo para mí.

Carim: oh bueno, hay seria como, Carim de Nicolás, o Eva de Nicolás.

Yo: ¿usan el nombre de Nicolás como apellido? —luzco asombrada.

Carim: ¡noooo! Seria algo así como decir, Nicolás tiene tres agentes a su cargo, —dice levantando sus finos dedos— entonces vendríamos a ser como “la” Eva de Nicolás y así—se lo piensa un momento y agrega. —Suena como si fuéramos sus hijas —comienza a reír—le contare a Nicolás lo raro que queda eso en cuanto llegue. Eso hará que bajen algún punto de su autoestima de don Juan.

Yo: Está bien, ¿recuerdas tu fecha de nacimiento?

Carim: mmmm déjame pensarlo— se ríe mientras piensa y comienzo a pensar que tiene la personalidad mas burbujeante de las tres aunque aun no conozco a Eva— creo que nací hace unos ciento cincuenta o doscientos años. No lo recuerdo bien. Cuando nos unimos a la Sociedad mucho reconocemos ese día como nuestra fecha de nacimiento. Como nuestro nacimiento como agente o como hermanos.

Yo: ¡oh! Bien, ¿y recuerdas cuando fue?

Carim: ¡si! El 27 de septiembre del 2060.

Yo: ¿entraste poco antes de que los humanos se enteraran de la S.A?

Carim: Si, justo 40 años antes. Cuando la guerra estallo, o al menos lo peor de ella, yo ya estaba en servicio.

Yo: ¿Dónde naciste?

Carim: en un país que ya no existe.

Yo: Está bien, ¿tienes alguna ley que nunca traspases?

Carim: ¿mas allá de las propias de la asociación?

Yo: claro. Alguna propia.

Carim: si, todo tiene que estar en su justo balance. Mientras el mundo se mantenga en balance, todo estará bien—dice mientras me da una sonrisa enorme.

Yo: ¿Cuál es tu canción favorita?

Carim: cualquiera que pueda bailar. Me gusta mucho un tema que casi nadie conoce ahora, se llama: hikari no rock y es de una banda llamada sambomaster, es una banda Japonesa.

Yo: ¿hablas japonés? —pregunto asombrada.

Carim: ¡oh no! ¡Claro que no! Pero da igual, nunca recuerdo las letras de las canciones por lo que no importa, simplemente sigo, ya sabes, la fonética.

Yo: Esta bien, bueno dime, ¿Qué se siente ser una gata entre una loba y un vampiro? —eso me intrigaba y mucho no podía entender a fondo como se complementaban.

Carim: no se, nunca lo pienso en cuestión de razas, simplemente la unión hace que ni siquiera las vea como de dos razas diferentes. Son mis hermanas, como una parte de mí.

Yo: ¿hablas de la unión entre los tres elementales?

Carim: si, es algo tan fuerte, no se si podría explicártelo, es como una unión al nivel mental que va mas allá de solo la mente ¿sabes? Es como si ahora ellas formaran una parte de cada una de mis células. Como una parte de mi, por eso es desastroso cuando la unión se rompe. Es como si te desgarraran, desde adentro.

Yo: suena horrible. —admito.

Carim: tiene sus cosas buenas, y sus cosas malas, como todo en la vida.

Yo: ¿Qué se siente ser un gato? ¿Puedes explicarme como conviven tu ser humano y el gato?

Carim: me gusta mi raza, creo que se apega mucho a como soy. No se si pueda explicarte como conviven—se lo piensa un momento. — te daré un ejemplo. Pongamos que a ti te gusta mucho lo que haces, ser escritora y todo el mundo pide que tengas cierta seriedad para trabajar de esto, pero por las noches te gusta salir y bailar hasta que el sol vuelva a salir, debes convivir con ambas partes ¿cierto? —asiento y continua—Bueno esto es igual, seguramente buscas un equilibrio entre ambas cosas, te viste seria pero no aburrida, y sales de noche pero no hasta tan tarde como para no poder levantarte al día siguiente, ¿entiendes?

Yo: creo que si. Cuéntame ¿Qué dijo tu familia cuando te reclutaron?

Carim: estaban felices, nos preparamos de niños para defender a los nuestros, y cuando la S.A. me recluto hicimos una fiesta y todo. Mis padres la organizaron y me acompañaron el primer día, si, lo se, suena ridículo, pero estaban nerviosos.

Yo: ¿tú también estabas nerviosa?

Carim: solo cuando vi a Nicolás. —Suelta una carcajada—pensé ¿este tipo será mi centinela y me vera sudada y mugrienta? ¿Cómo podía ser tan Hot y ser un centinela? No podía creérmelo.

Yo: ¿Qué paso cuando llegaste? Además de Nicolás, conociste a las chicas.

Carim: Nicolás me mantuvo unos días aislada, entrenando sola, hasta que nos presento y ¡BANG! Nos miramos y sabia que serian mis amigas—se queda callada un momento y comienza a inquietarme cuando pasa un minuto y comienza a fruncir el ceño.

Yo: ¿Está todo bien? ¿Ocurre algo?

Carim: si, ocurre que Sal esta molestando como siempre, ella se esta riendo de cómo hablo, dice que sueno como una gata tonta—sacude la cabeza indignada— y Eva dice que mi descripción del encuentro no esta bien relatado que lo hago sonar como si nos hubiéramos enamorado y… —me echa un vistazo y pregunta con tono inocente— ¿Tu no eres lesbiana no?

Yo: no que yo sepa, —digo negando con la cabeza— no por ahora.

Carim: ¡ufff! Bueno, Eva dice que lo hago sonar muy lesbico.

Yo: ¿y puede oírlas en todo momento? —eso si era sorprendente, no podía ni imaginar que se sentía.

Carim: claro que si, son unas charletas, no paran nunca. Siempre las escuchó, si no están hablando están pensando e igual escucho lo que dicen. Como te venia diciendo, Eva fue la primera elegida, ósea la mas antigua o vieja, pon vieja, eso le encantara. —dudaba que eso le encantara.

Yo: ¿crees que me arrancara la cabeza si pongo eso? —pregunto temerosa.

Carim: ¿Eva? Oh no… todo en su vida son: Reglas, reglas, reglas. Dudo que toque un pelo tuyo si es que no tiene una buena excusa. Bueno, yo soy la más joven del grupo, y fui la primera en aceptar el vinculo. Fue extraño pero creo que Vatur nos tenía predestinadas para ser lo que somos.

Yo: ¿Cuáles son tus habilidades más allá de la fuerza y la rapidez de la gata?

Carim: Soy buena con la informática. Entre nosotras, —dice susurrándome cerca del oído— he burlado mas de una vez los sistemas de la S.A. cuando éramos mas jóvenes y estábamos en algún toque de queda burlábamos las revisiones y los sistemas de alarmas. Soy genial en eso, igual no le cuentes a Nicolás eso. Se pondrá como loco, sabes como es él—carraspea y me mira ceñuda imitando la mirada de Nicolás. — todo es control, control y control. —se larga a reír ante su imitación de la voz de Nicolás y comienzo a reír con ella.

Yo: ¿viven en la S.A.?

Carim: ahora no, pero lo hicimos un tiempo hasta que los superiores creyeron que estábamos estables como para vivir sin supervisión de un adulto.

Yo: ¿Dónde viven ahora?

Carim: en un departamento del centro. Es hermoso, deberías venir a verlo, te encantara. Es luminoso, en el piso trece… tiene lindos muebles, te encantara.

Yo: claro, seria genial, Sal me invito a salir con ustedes.

Carim: ¡oh si! Deberías, la pasaras muy bien y prometo que nadie te morderá si no lo deseas. —Se lo piensa un segundo y me pregunta con la curiosidad de un gato— ¿Nunca has pensando en volverte no se, un gato?

Yo: la verdad que no, creo que estoy bien como estoy, sin ofender, creo que todos tenemos una meta y la mía es ser una simple escritora.

Carim: si cambias de parecer podrías decirle a Nicolás—dice entusiasmada— él encontraría un modo de que te unieras a nosotras.

Yo: pensé que nadie podía ser transformado, ya sabes lo de la pureza en la sangre y el no convertir a los humanos. —indago.

Carim: la regla dice, que si el humano se predispone y es conciente del cambio puede hacerlo. No puede ser transformado a la fuerza por que eso seria un delito, pero si planteas tu punto podrías hacerlo. Hay mucha gente que lo ha hecho, algunos que estaban enfermos han logrado vivir unos años más gracias al cambio. Siempre que sea voluntario no es un delito.

Yo: ¿Qué pasaría si muerdes accidentalmente a alguien?

Carim: seria una mierda. Seguramente Ben nos patearía el trasero hasta dejárnoslo plano. Pero, los Amína revisarían nuestra mente si hay pruebas de que fue accidental no podrían culparnos.

Yo: Ben es tan malo como Sal lo ha pintado o solo no se llevan bien.

Carim: nadie se lleva bien con Ben, ni siquiera Nicolás. Aunque el debe soportarlo por su posición en la S.A. creo que Benjamín es demasiado estricto y a veces se las toma con Sal, y por lo tato con nosotras. Es un maldito.

Yo: creo que no quiero conocerlo.

Carim: no lo hagas, te llevaras una mala impresión de todos solamente por él. Es un jodido idiota, así lo dice Eva.

Yo: ¿puedes decirme alguna debilidad que tengas?

Carim: mis hermanas, ellas son mi debilidad. — Se lo piensa— son mi debilidad y mi fortaleza. Si algo les ocurre puedo volverme loca.

Yo: cuéntame Carim, Sal dice que solo confía en ustedes y Nicolás, tú ¿Confías en alguien?

Carim: creo que la respuesta es la misma, y también en mis padres, a veces pecó por ser muy confiada, si no fuera por Sal o Eva estaría en muchos problemas.

Yo: te haré las últimas preguntas y te dejare disfrutar del día ¿Qué opinas de la vida?

Carim: la vida es para ser vivida. Mal o bien, debes vivirlo. Debes disfrutar de todo lo que tienes y mantener a tus amigos cerca. Ninguno sabe que es lo que debe hacer, creo que todos improvisamos.

Yo: ¿te has enamorado alguna vez Carim?

Carim: ¡si! Muchas veces, y creo que vivo enamorada del amor. Las chicas dicen que soy ridícula, pero creo que me enamoró todas las veces que salgo con alguien.

Yo: ¿Qué opinas de los demás agentes?

Carim: conozco a algunos. Hay un agente muy bello llamado Zisane, pero vive en la Sociedad Europea. Es lindo, como un modelo, es italiano y tiene ese acento que hace que te derritas. Después hay otro Asesino, que es un engreído, es… es… no se como describirlo. Se llama Leiden, lo he visto un par de veces pero no mucho, y juró que de lejos es hermoso, cuando hablas con él… te dan ganas de matarlo.

Yo: Dime Carim, si tuvieras que describirte en tres palabras, cuales serian.

Carim: Amiga, sexy e inteligente. Creo que eso describiría lo que soy.

Yo: ¿has estado con seres de otras razas?

Carim: si, con humanos, lobos, vampiros, no podría describirte con cuantos he estado. No soy una gata que discrimina, diversión es diversión.

Yo: si pudieras pedir un deseo ¿Cuál seria? —piensa mi pregunta por unos segundos, se frota las manos y me mira.

Carim: me gustaría vivir un día sin tener que pensar que tal vez, no estemos vivas al siguiente. Se que voy a sonar como Miss Universo y ellas se reirán de mí luego, pero me gustaría que llegáramos a tener paz. Paz mundial, ahora si sueno como una Miss Universo—se larga a reír y la imitó.

Yo: creo que no es tan descabellado. Creo que es un buen deseo. —le digo cuando dejamos de reír. —Bueno Carim, creo que hemos terminado. Espero que Eva este dispuesta mañana.

Carim: te prometo que no beberá tequila esta noche. Es un poco floja.

Yo: Me ha encantado hablar contigo—sorprendiéndome Carim me da un gran abrazo.

Carim: a mi también, me ha encantado. Es lindo poder hablar con alguien de las cosas que pienso. Podríamos juntarnos algún día y seguir hablando, ya sabes, si tienes mas preguntas tan solo llámame o habla con Nicolás. Me ha encantado conocerte Nel. ¿Puedo llamarte Nel cierto?

Yo: claro que si. —vuelve a abrazarme y se pone de pie de un salto.

Carim: iré a correr un rato más. Nos vemos luego Nel.


Carim me saluda con la mano y comienza a correr rápidamente. Es gracioso, me siento como si hubiera hablado con una mujer común y no una que se dedica a matar seres que ni siquiera puedo imaginar. Vuelvo al coche pensando que Sal tenia razón, hablar con Carim fue buenísimo, como si hubiera hablado con una vieja amiga. Tan solo quedaba Eva. Espero mañana poder hablar con ella.

Agente Carim: Misión Cumplida.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Saga: La Sociedad de Asesinos.